Despropósitos para el 2016

A veces me sucede. Recuerdo algo, sobre algún asunto, pero de forma tan sumamente superficial que solamente me queda una vaga esencia del fondo. Lo que me motiva a escribir lo que voy a escribir y más o menos de la forma en que lo voy a hacer es, precisamente, algo que leí o escuché alguna vez y que he olvidado, aunque me fastidie, prácticamente del todo.

Se trata de un razonamiento que no sé en qué contexto ni con qué motivación concreta apuntaba que, en determinados casos que efectivamente tampoco recuerdo, era mejor pensar algo así como al contrario de lo habitual. Si normalmente se piensa lo que se tenga que pensar en positivo, pues se piensa en negativo. Y si es al contrario, pues lo propio. Más o menos, creo, era algo así.

Yo nunca he sido de hacer una lista de propósitos de año nuevo, ni siquiera de curso nuevo, tras el verano, que muchas veces es realmente cuando empieza todo, pero esta vez voy a hacerla. De hecho, debo confesar que no iba a ser exactamente de año nuevo y la lista iba a ser mi vuelta al blog allá por septiembre u octubre, tras dejarlo parado casi doce meses antes.

Además, iba a incluir un pequeño repaso a lo más relevante en lo profesional, con parada especial en el análisis en frío de las Google Glass cuando hace un año creíamos que iban a morir, y un poco en lo personal, con los no pocos cambios que tuvieron lugar durante mi ausencia por aquí, pero se quedó en el tintero hasta ahora, que recupero todo aquello en parte.

Lo recupero, como decía, quedándome solamente con la enumeración, porque sobre los otros asuntos no procede extenderme ahora, y aplicando a mi manera lo que antes contaba. Más que formular intenciones para los próximos meses, voy a decir lo que no me gustaría hacer. Por eso lo de los despropósitos, claro está.

  • No me gustaría quedarme en casa más de lo necesario, dejando de viajar lo que podría, dejando de ver tanto lo cercano como lo lejano. Este año he intentado aplicarlo en la medida de lo posible y este 2016 quiero reiterar más si cabe.
  • No me gustaría malgastar mi tiempo en temas que no lo merecen, ni meterme en asuntos que no me aporten nada en realidad. El tiempo precisamente es uno de nuestros bienes más preciados y se debe aprovechar, porque nunca sabemos cuánto nos queda por gastar.
  • No me gustaría dejar de leer novelas o cuentos, porque leer en general leo mucho, desde medios digitales a blogs, desde artículos de periódicos a análisis de revistas, pero literatura propiamente dicha poca. Ahora que comienzo a retomar con más fuerza el hábito, no quiero que decaiga.
  • No me gustaría no ver más cine y no ver series, porque aunque siempre he sido bastante cinéfilo, en los últimos años no lo parece. Y sobre series, más de lo mismo, o incluso peor; apenas he visto una o ninguna. Por eso no desearía dejar de lado la cultura audiovisual, más de lo que la he dejado.
  • No me gustaría ni ahora ni nunca dejar de crecer, dejar de ser mejor persona, ni dejar de ser mejor profesional. Siempre hay que ir para arriba, como sea, de la forma que encontremos, aunque el camino quede a desmano, pese a que la cuesta sea infinitamente empinada. Estancarse demasiado no está bien, la oportunidad de crecer debe de estar ahí; sempre amunt.
  • No me gustaría desorganizarme, dejar demasiadas cosas al azar. Verlo venir está bien, esperar con actitud adecuada y el contexto necesario lo bueno que está por venir, pero en determinados casos se necesita más. Pautas y ciertas normas cuando toque, sí o sí. (Y este punto resulta ambiguo, lo sé).
  • No me gustaría dejar de aprender y esto va en relación con dejar de crecer. Ir para arriba, ser más, entre otros muchos ingredientes necesita aprendizaje, nuevos conocimientos que llevarse a la mochila y eso nunca quiero que falte. Lo que sea, cuando sea, donde sea. Saber, saber y saber.

Y eso es todo. No están todos los que son, pero sí son todos los que están. De este modo aquí queda a modo de recordatorio personal a la par que público, porque que esté a la vista de cualquiera algo de esta índole ayuda indirectamente a tenerlo más presente si cabe, la pequeña lista de despropósitos de año nuevo, los despropósitos para este 2016.

Que el año nuevo sea mejor, siempre, que el anterior.

Trackbacks/Pingbacks

  1. Adiós al 16, hola al 17 - 14/12/2016

    […] reflexión me sirve para introducir un balance parcial de aquella lista de despropósitos que hice. El artículo que escribí en los primeros días de este 2016. Una concatenación de intenciones a la inversa que he intentado cumplir en la medida de mis […]

¿Algo que decir?