La Apple SIM podría cambiarlo todo

El pasado sábado de buena mañana quise reflexionar en Malavida sobre ese huevo de Pascua que nos dejó Apple tras el Special Event que celebró el jueves en Cupertino. Porque sobre las tablas hizo un amplio repaso a la situación actual de la empresa y presentó la renovación de alguno de sus productos, pero luego, cuando la página web de la compañía se actualizó con todo lo nuevo, entre las especificaciones del iPad Air 2 pudimos encontrar lo que sin duda fue lo más interesante del día, algo que puede ser parte de una futura transformación del sector de las telecomunicaciones, la Apple SIM, que así la explico:

Básicamente, la SIM de Apple es una tarjeta SIM tan normal como cualquier otra en apariencia pero que, en los iPad Air 2 con conectividad móvil donde viene integrada, ofrece la posibilidad de elegir operador con tan sólo seleccionarlo en un menú siendo en la práctica una tarjeta universal. Todo, en un principio, sin requerir de más trámites que la simple selección de la compañía telefónica en el propio dispositivo siendo posible cambiarla en cualquier momento tanto en nuestro país como en el extranjero siempre y cuando esté disponible este servicio. Y obviamente, sin cambiar de SIM.

En el artículo “Apple SIM y el posible futuro de las telecos” repaso brevemente además cómo los de Cupertino han ido librando una pequeña batalla contra ese trozo de plástico con circuito, hasta ahora propiedad de las compañías telefónicas, desde el lanzamiento del iPhone original sin importarles nada ni nadie.

Primero simplificaron el proceso de cambiar una SIM permitiendo el acceso a las mismas desde el exterior del terminal, sin tener que desmontar nada; más tarde prosiguieron convirtiendo en comunes otros tamaños de tarjetas que hasta el momento eran cuasi desconocidos para el gran público, véase las micro-SIM con el iPhone 4 y 4s o las nano-SIM con el iPhone 5 y sucesores; y entre medias plantearon mediante patentes de SIM virtuales o soft-SIM el concepto de modelos de iPhone o iPad con conectividad móvil que no necesitarían de tarjetas físicas.

Ahora llega un disimulado y pequeño golpe de gracia. La compañía que nunca fue gran amiga de las operadoras lanza, como quien no quiere la cosa, una suerte de SIM en blanco que de momento solamente estará disponible en Estados Unidos y Reino Unido, únicamente vendrá integrada en el iPad Air 2 con conectividad móvil y no sabemos si se podrá adquirir sola o si saltará al iPhone, pero que ahí está. Con la Apple SIM las cartas que juegan los californianos están sobre la mesa, unos naipes que enseñan cómo la SIM puede dejar de ser lo que era pasando de las manos de las operadoras, dueñas y señoras de ellas hasta ahora, a las manos de otro agente no menos importante del sector, en este caso, un fabricante de teléfonos.

Cambiar de operadora puede convertirse en un acto tan cotidiano como cambiarse de camisa a tenor de si la tarifa de una u otra compañía, en un momento dado, nos convence más o menos. Y como comento en la pieza, eso podría cambiarlo todo; la Apple SIM podría cambiarlo todo.

,

No hay comentarios todavía.

¿Algo que decir?